Skip to content

El poder de la palabra.

30/04/2009

En el año 2004, un joven senador afroamericano se presentó ante sus compañeros en la Convención Nacional Demócrata y, con voz firme, dijo así: “No existe una América Blanca, ni una América Negra, ni una América Latina, ni una América Asiática. Sólo existen los Estados Unidos de América”. Aquel se considera el primer discurso de la carrera que llevaría a Barack Obama hasta la presidencia, y ya llevaba implícita la palabra que le llevaría al triunfo: Cambio. Una sola palabra, invariable, inspiró a toda una nación. Mientras sus rivales políticos rehacían su estrategia sobre la marcha, él se aferró a esa palabra, la relacionó con los ideales de honestidad y esperanza, y así llegó a convertirse en el primer presidente negro de la primera potencia mundial. Una sola palabra bastó.

Sin restar mérito a las costosas campañas publicitarias y al inteligente uso de las nuevas tecnologías, es innegable que el éxito de Obama se debe en gran medida al poder de su oratoria. Tras los ocho años del oscurantismo dialéctico de Bush, apareció en América un hombre que combinaba el carisma de John F. Kennedy y la pasión de Martin Luther King. Sus discursos, escritos por él mismo en colaboración con un selecto equipo de speechwriters capitaneados por Jon Favreau, despertaron a su nación y no dejaron indiferente al mundo. La fuerza de sus palabras y el ritmo de sus frases convirtió al ya mítico Yes, We Can en un himno popular que marcó una época.

Motion Graphics: Textos en movimiento.

25/04/2009

¿Qué tal un poco de movimiento?

En los últimos años se ha popularizado en el mundo audiovisual el motion graphics, una técnica de animación que genera la ilusión de movimiento sobre un diseño estático. Esta tendencia, de la que comienza a abusarse, ha dejado no obstante algunas piezas excelentes. Disfrutemos durante un rato del mejor trabajo gráfico puesto al servicio de unos textos sin desperdicio:

  • Pulp Fiction in Typography, uno de los trabajos que se adelantaron a la moda. En él toma forma el fabuloso monólogo escrito por Quentin Tarantino, que Samuel L. Jackson inmortalizó en la mítica cinta de los 90.
  • Ya no sé qué hacer conmigo, vídeoclip para el estupendo grupo uruguayo Cuarteto de Nos en el que sus ingeniosas rimas se mueven a ritmo de rock:
  • La petite mort, campaña promocional de la boutique de productos eróticos Late Chocolate, dos minutos de texto muy animado que describen de manera elegante y sensual el orgasmo femenino:

No leas esta página.

21/04/2009

Hace cinco años, quien fuera presidente de Contrapunto, Pablo Alzugaray, decidió unirse al director creativo ejecutivo de Young & Rubicam, Juan Nonzioli, y juntos se embarcaron en un nuevo proyecto independiente: Shackleton. Hoy, Shackleton es una de las agencias más importantes del mundo y ha cosechado los principales galardones en los más prestigiosos certámenes publicitarios. En 2004, su presentación en los medios especializados auguraba que estaban dispuestos a saltarse todas las barreras: esta presentación consistía sencillamente en una página en blanco con un texto que exhortaba al lector a no seguir leyendo. Sólo un talento como el de Nonzioli podría derrotar al más absurdo prejuicio publicitario, ése que asegura que la gente no lee. Haz la prueba.

No leas esta página.

Estamos intentando persuadirte para que no sigas leyendo, pero parece que no estás haciendo mucho caso. El titular dice muy claramente que no leas y aquí sigues. Déjalo aquí, por favor, no pases al siguiente párrafo.

Bien, parece que no quieres dejarlo. Vamos a intentarlo de otra manera: este anuncio es soporífero, aburrido, no tiene foto y si lo acabas, habrás perdido un minuto de tu vida para nada. Fin.

Y dale.

¿Pero no te das cuenta de que si sigues leyendo vas a quitarle la razón a muchos estudios de investigación? Se han invertido importantísimas sumas de dinero para demostrar que la comunicación debe decir de forma literal lo que debe hacer la gente.

Si se demuestra lo contrario, todo esto podría generar una gran polémica. ¿Qué pasará con los cientos de anuncios que siguen estrictamente las reglas que les han marcado dichos estudios?

Estás poniendo en peligro la credibilidad de muchas personas.

Este anuncio es un claro ejemplo de lo que no debe ser un anuncio. El titular es negativo: incluye la palabra NO. Se supone que es un atentado contra… ¡BASTA!

No leas más. Ya está bien. Todo lo que sigue no tiene el menor interés.
Las importaciones de nísperos a Zambia han descendido un 4% en el último año. El equipo de ping pong de Kuala Lumpur parece que va a fabricar sus propias pelotas. Va un caracol y derrapa. Mi abuela toca el piano. Analizar es una palabra porno.

No te rindes. Venga, léete este otro renglón.

Increíble. A pesar de todo, estás llegando al final. Y mira que lo hemos intentado. Hemos incumplido todas las reglas. Una por una. Y nada. Lo has leído todo.

Jodidas reglas. No sirven para nada.

Shackleton, agencia de publicidad.

Palabra de Leo Burnett.

18/04/2009

Hazlo sencillo. Hazlo memorable. Hazlo atractivo a la vista. Hazlo divertido para quien lo lee.

Ésta es una de las muchas enseñanzas que dejó el mítico publicitario Leo Burnett, y una de las más útiles para el copywriter.

  • No se trada de escribir más palabras, sino las palabras adecuadas.
  • No se trata de hablar, sino de que nos escuchen.
  • Se trata de divertir al lector, y la diversión bien entendida comienza por el propio redactor.

Más nos vale ser fieles a la enseñanza de Mr. Burnett porque seguramente sabía lo que se decía. No en vano trabajó durante 50 años como creativo publicitario, es considerado una de las cien personas más influyentes del siglo pasado y fundó la red internacional de agencias Leo Burnett Worlwide, de la cual forma parte la brillante Vitruvio/ Leo Burnett madrileña.

Unas palabras para comenzar.

15/04/2009

Bienvenidos al blog de PALABRAS MAYORES. Aquí hablaremos de todo lo que nos gusta e intentaremos hacer que te guste a ti también. Te pondremos al día de lo último en comunicación, citaremos a los clásicos y te daremos algo interesante que leer.

¿Se nota mucho que somos de letras?