Skip to content

Sufriendo en silencio.

07/06/2009

¡La crisis! ¡El descenso de la inversión! ¡Las reducciones de plantilla! ¡Es el drama de la publicidad nacional! Sin embargo, los creativos en paro no pueden resignarse y callar. ¡El silencio conduce al aislamiento, y el aislamiento al coma creativo! ¡No! ¡No seré una estrella del cine mudo! ¡Tengo algo que decir y tengo que hacerme escuchar! ¡Se acabó el sufrir en silencio!

Sufriendo en Silencio es mi última campaña de autopromoción dirigida a agencias de publicidad. Con ella pretendo no sólo buscar entrevistas de trabajo, sino también estrechar mis vínculos con profesionales del sector. Sufriendo en Silencio comienza con un vídeo que redirige a una web que a su vez lleva a una página de Facebook. Pretende ser una versión low cost de las grandes campañas de publicidad, con la diferencia de que su creador -yo mismo- es a la vez cliente, producto, agencia y productora.

Éste es el vídeo con el que todo comienza, una histora de creativos que sufren en silencio hasta que deciden hacerse escuchar:

Sol de Platino en el Festival de Publicidad de San Sebastián.

31/05/2009

¿Qué fue de los tiempos en los que sonaban baladas en las discotecas y hasta los menos agraciados tenían la oportunidad de arrimar? Doritos y la agencia BBDO Argentina decidieron salir en defensa de esos momentos perdidos con su grandiosa campaña multimedia Que vuelvan los lentos, y el resultado ha sido el Sol de Platino, máximo galardón concedido en el Festival de Publicidad de San Sebastián.

Los argentinísimos spots eran lo de menos en Que vuelvan los lentos:

Lo realmente interesante fue la estrategia online y su salto al mundo offline. Ésta es la explicación detallada de la campaña:

Beber Comer Amar.

25/05/2009

portadavinos1Durante las últimas semanas he tenido la suerte de trabajar codo con codo con los amigos de Sorenson & Son, la agencia de publicidad y branding alicantina. Juntos estamos desarrollando la flamante publicación del Consejo Regulador de la Denominación de Origen de Vinos de Alicante, que lleva por título Beber Comer Amar (B para los amigos).

Más allá de una muestra del producto de nuestros viñedos, B es una exaltación del estilo de vida mediterráneo y su estrecha relación con la cultura del vino. Porque, como decimos en B, los nuestros “son vinos que se beben y se viven en las terrazas que miran a la Costa Blanca, en las noches de fiesta, en cada momento que merezca ser vivido”.

Chau número tres.

18/05/2009

Hoy están de luto los formales y el frío, lloran desconsoladas las mujeres desnudas y en lo oscuro. Hoy van de entierro los fulanos y las menganas, los tácticos y los estrategas, los oficinistas que se quedan con el rojo de tu carmín y te dejan el tizne azul de su carbónico. Ustedes y nosotros, sin saber nada de poesía, echaremos en falta a Don Mario porque, como un abuelo cómplice nos dio educación sentimental, nos habló de corazones y corazas con la claridad y la sencillez que le daba su matusalénica edad. No sabemos con qué se encontrará al final del camino pero, si hay un Cielo, rezamos por que Dios sea mujer.

¿Y si Dios fuera mujer?
pregunta Juan sin inmutarse

vaya vaya si dios fuera mujer
es posible que agnósticos y ateos
no dijéramos no con la cabeza
y dijéramos sí con las entrañas

tal vez nos acercáramos a su divina desnudez
para besar sus pies no de bronce
su pubis no de piedra
sus pechos no de mármol
sus labios no de yeso

si dios fuera mujer la abrazaríamos
para arrancarla de su lontananza
y no habría que jurar
hasta que la muerte nos separe
ya que sería inmortal por antonomasia
y en vez de transmitirnos sida o pánico
nos contagiaría su inmortalidad

si dios fuera mujer no se instalaría
lejana en el reino de los cielos
sino que nos aguardaría en el zaguán del infierno
con sus brazos no cerrados
su rosa no de plástico
y su amor no de ángeles

ay dios mío dios mío
si hasta siempre y desde siempre
fueras una mujer
qué lindo escándalo sería
qué venturosa espléndida imposible
prodigiosa blasfemia.

Naming.

15/05/2009

De entre todas las tareas del redactor creativo, hay una que intimida especialmente por la responsabilidad que conlleva: el naming. El naming, para los no iniciados, es algo tan simple -y tan complejo- como elegir un nombre para una empresa, una marca o un producto. No existen unas normas para este trabajo, aunque es cierto que a antes de acometerlo todos estudiamos referentes en busca de la clave del éxito de un nombre comercial. Es fundamental meditar sobre las reminiscencias que inspira la palabra o su sonido. El resultado final, ciertamente, depende más de la intuición del copywriter que de algún tipo de proceso lógico.

Durante mi tiempo en Contrapunto tuve que acometer este trabajo, “bautizando” a productos de lo más dispar. También como freelance me lo han pedido. No hace mucho me llegó el encargo de desarrollar un naming para un showroom de moda. Me pidieron también que diseñara un logotipo para la marca -mis amigos diseñadores sabrán perdonarme el intrusismo.

El briefing exigía un término inglés que hiciera referencia al mundo de la moda. Puesto que en ese showroom se exponían firmas de ropa urban, skater o hip-hop, decidí buscar algo que sonara muy callejero. Así llegué hasta Trendspotting, inspirado en la novela de Irvine Welsh pero alterando su título: si Trainspotting significa -entre otras cosas- “observando trenes”, Trendspotting significa “observando tendencias”, término que podría emparentarse con el de Coolhunting.

Finalmente, el logo -de líneas muy marcadas y puras- simbolizaba al joven moderno e inquieto, con su cabeza enmarañada de ideas.

Éste fue el resultado final:

Un mito lógico: Ricardo Pérez.

10/05/2009

Igual que una banda de pop no puede resistirse alguna vez a grabar un tema al estilo Beatles, un redactor creativo es incapaz de dejar escapar la ocasión de homenajear a uno de los clásicos populares de la profesión: Ricardo Pérez. Fundador y director creativo de la agencia Tandem, primero, y de Ricardo Pérez Asociados, después, el padre de los copywriters españoles logró grabar en el subconsciente colectivo del país no una, ni dos, sino decenas de frases publicitarias con un estilo único. Habrá quien desprecie su trabajo porque hoy nos sonaría desfasado, pero quién no querría que sus textos fuesen tan notorios y memorables como los de Pérez. Su dominio absoluto del juego de palabras inspirado en el lenguaje popular ha permitido que sus textos sobrevivan a los mismos productos que promocionaban, e incluso generaciones que jamás vieron sus anuncios saben que el que sabe, Saba.

Aprovechemos para rescatar algunos de sus clásicos:

Calvo, claro – Atún Calvo.

Yes, SER – Cadena Ser.

El que sabe, SABA – Electrodomésticos SABA.

El mejor amigo del hombro
– Videocámaras SABA.

Al próximo que nos llame Magdalenas Ortiz le vamos a dar una galleta – Galletas Ortiz, marca conocida por sus magdalenas.

Contamos con trigo – Galletas Ortiz.

Padre, confieso que he picado – Cookies Ortiz.

Estamos a tu helado
– Helados Avidesa.

De fruta madre – Cofrutos.

Yo voy a comer con Don Simón – Vinos Don Simón.

Por razones de espeso – Tomate triturado Apis.

El reig de las camas – Reig Martí.

¿Te falta Tefal? – Electrodomésticos Tefal.

Un mito lógico – Renault Pegaso.

Literatura y publicidad.

05/05/2009

Una vez leí que la labor del creativo publicitario no es crear una idea, sino encontrarla. Esas ideas pueden esconderse en cualquier lugar: en una revista de tendencias, en una canción antigua, en una conversación en la cola de Mercadona… Una fuente particularmente generosa de ideas es el cine (valga como ejemplo este spot de Loewe inspirado en el film hongkonés Deseando amar).

Sin embargo, en los últimos tiempos los publicitarios han buscado inspiración en la literatura. Nadie duda de que hay bodycopies que son auténticas obras de arte, pero también ha ocurrido que algunas obras de arte se convierten en bodycopies. El ejemplo paradigmáticos es el spot de Seat León lanzado hace unos dos años. En él se recogía una grabación de Julio Cortázar en la que el inmortal autor recitaba una de sus Historias de Cronopios y de Famas: ‘El reloj’.

Menos conocido es el caso de este spot de BMW inspirado en la novela de ciencia-ficción Yo, Robot de Isaac Asimov. No obstante, parece el ejemplo perfecto de cómo a veces un texto literario parece haber sido concebido para la publicidad. Como decíamos, el trabajo del creativo consiste a veces en encontrar la idea: